jueves, 4 de marzo de 2010

El frío no anda en burro

 

Extrañamente, el hielo siempre estaba ahí, día con día,
a veces se derretía, otras aparecía aun más grande. 
Y uno que otro día, extrañamente no estaba.
Pero el hielo de por sí vivía ahí. 
Un hielo grandote, sacado de quién sabe dónde.